España se pasea ante Gales antes de enfrentarse a Inglaterra/AFP
Tendencias

El millonario negocio en el que invierten algunos futbolistas

Álvaro Morata fue el primer jugador que comenzó a dedicarse a la panadería, camino que han seguido algunos compañeros suyos de la selección española

Por: José David García Gámez

El futbolista español del Chelsea, el español Álvaro Morata, ha comenzado a tomar cartas en el asunto sobre lo que le deparará su futuro una vez terminada su carrera como futbolista profesional, y bajo esa premisa, ha tomado la decisión de dedicarse a la panadería, y ha sido, de manera oficial, el primer futbolista en incursionar en el mercado de los 'Manolitos'.

Este es el famoso cruasán creado en Colmenar Viejo hace 30 años y que lleva varios triunfando en Madrid. No obstante, en un primer momento no lo hizo con los autores de la receta original, lo hizo basada en una empresa que también se dedica a la producción de estos deliciosos alimentos llamada Crosantino, del que es dueño Pablo Nuño, prestigioso empresario con muchos años en esa industria.

Lee también: VIDEO: Maradona se sincera y dice cuánto tiene sin drogarse

"Les hice una propuesta, como ha hecho mucha gente estos años, para montar una franquicia o una tienda. Me dijeron que no estaban interesados. Decidí abrir una marca que se llamaba Crosantino de la mano de Álvaro Morata. Le intentamos hacer la competencia. Abiertamente lo digo. Ya que no puedo abrir con ellos, pues intento hacerlo yo", expresó para El Confidencial.

"Monté Crosantino con mi familia. Era un negocio con una marca depurada y un producto parecido. Me presentaron a Álvaro y a su padre Alfonso, les encantó e invirtieron", añadió. El padre del futbolista, que fue director comercial tanto en COPE como en la Cadena SER añadió que para lanzar la marca utilizaron anécdotas de su hio con Simeone y otros personajes. 

Lee también:FOTOS: Ella es la guapa esposa de Carlos Salcedo

Sin embargo, la situación tuvo un giro negativo inesperado cuando los dueños de la receta original dieron marcha atrás y tomar la decisión de querer unirse a Morata y a su padre. 

"Nos gustó el proyecto que tenían con el jugador de fútbol, no por cómo estaba sino porque había alguien más detrás", comentó Manolo. "Pablo cogió y montó Crosantino, que era una copia. Pero él sabía que eso no eran los manolitos. Ellos mismos decían que no habían conseguido hacer lo que nosotros con el manolito. Fue como... para qué vamos a hacer la guerra si podemos llegar a más", finalizó Manolito.

De esa manera nació Manolo Bakes a finales del 2017 del cuál el futbolista y su padre tienen el 50% de las acciones de dicha empresa.

Juntos van a intentar una expansión en forma de franquicias, donde cada una saldrá por 350.000 euros, siempre según El Confidencial. Lo que sí ha desaparecido es Crosantino, tras la fusión con Pasterlerías Manolo.

Gracias a la participación de Morata, otros futbolistas españoles han querido unirse a este proyecto y tienen contratos firmados. En Barcelona se abrirán dos locales, con Sergio Busquets y Thiago Alcántara como socios; mientras que en Alcalá de Henares harán lo propio Nacho y Álex Fernández.

Tags

Comentarios

Te puede interesar