La Selección Mexicana sufrió un castigo excesivo ante Argentina
Selección Mexicana

La Selección Mexicana sufrió un castigo excesivo ante Argentina

Argentina superó a un equipo mexicano que por su poca capacidad emocional y de respuesta ante la adversidad, volvió a mostrar en un gran escenario, todas sus carencias

Por: José David García Gámez

Siendo justos y para lo que fue el trámite del partido, la Selección Mexicana sufrió un castigo excesivo ante Argentina al ser goleada cuatro goles por cero. Dicho marcador, no solo no reflejó la realidad del partido, sino la realidad y la diferencia que existe entre estas dos selecciones.

México no es y nunca ha sido mejor que Argentina, pero tampoco es tan inferior como para que en poco más de medio hora ya fuera perdiendo cuatro goles por cero. Ante las potencias este equipo se suele crecer y mostrar una versión pocas veces reconocible y muy reclamable por el entorno del futbol mexicano. 

Lee también: Selección Mexicana: Miguel Layún aclara polémica sobre fiesta del Tricolor

En los primeros 15 minutos el equipo de Gerardo Martino lo compitió bien. Presionó arriba, recuperó rápido el balón y generó ocasiones.

El equipo azteca había salido realmente enchufado al campo. Mostrando las virtudes y los conceptos que Martino siempre ha querido adherir y ver en sus equipos durante un partido: Protagonismo con balón, salida desde el fondo, triangulaciones en la zona de gestación y profundidad por las bandas. 

Después, Argentina se acentó mejor en el campo. Adelantó líneas y a través de balones largos, jugadas aisladas y errores de la zona defensiva mexicana, fueron superando a un equipo mexicano que por su poca capacidad emocional y de respuesta ante la adversidad, se vino abajo y comenzó a tener pifias groseras e impresentables que le dieron la posibilidad a Lautaro Martínez de tener la noche de su vida.

Lee también: Selección Mexicana: Torrado aclara que futbolistas no rompieron las reglas

El triunfo de Argentina no se puede demeritar. Si México tuvo errores en zona defensiva, el problema es de México, no de Argentina.

El cuadro de Scaloni lo ganó bien. Fue superior, aprovecho momentos puntuales del partido, hecho mano de sus individualidades y se comportó como la potencia que históricamente ha sido y hasta que no se diga lo contrario será en el mundo del futbol y que está uno, dos o varios peldaños por encima de la Selección Mexicana. 

A partir del primer tiempo, el segundo lapso tiene pocas cosas que analizarse. Argentina se conforma con el resultado, hace figura a Guillermo Ochoa por ciertos pasajes del mismo y México intenta, como puede, sobrellevarlo en el camino e intentar evitar nuevamente un bochorno en el marcador como lo fue el tétrico 0-7 ante Chile en la Copa América Centario.

La Selección Mexicana perdió una gran oportunidad. Partía, les guste o no a muchos, como favorito en el partido y tenía que tomar esa responsabilidad y si queremos verlo hasta obligación, por tomar la batuta y confirmar su buen momento con el 'Tata' ante un rival de mucha historia, de respeto y que ha contado en sus filas con varios de los mejores futbolistas de todos los tiempos. 

Lee también: Carlos Salcedo cuestiona a sus detractores y la afición lo revienta

Era el favorito por el momento colectivo e individual de sus figuras en cada uno de sus equipos y porqué este equipo de Martino, a diferencia del que dirige Scaloni, ya tiene uno cimientos importantes en los cuáles se van a basar para llegar mejor preparados al Mundial de Qatar 2022.

México tenía un panorama inmejorable ante un equipo diezmado, que no presentaba a su mejor cuadro y que además tiene y lleva ya un buen rato, dando pena ajena con verdaderos papelones de vergüenzas a nivel federativo y administrativo gritando a todo el mundo que no tiene una estructura verdadera para ver hacia adelante.

Poco se le puede criticar y reprochar al 'Tata' desde el planteamiento. Así va a jugar México desde ahora y hay que tomarlo como tal. En donde falla el entrenador es en no tener la suficiente capacidad de reacción para ayudar a su equipo y echarle una mano desde el banquillo, una que pedía a gritos desde el primer gol de Argentina en el partido.

Lee también: Selección Mexicana: Claudio Suárez estálla tras goleada ante Argentina

Después, todo lo demás es de los futbolistas. Ellos ejecutan, fallan y meten los goles. Esta generación de futbolistas en su mayoría y dilatada estancia con el 'Tricolor', nos han exhibido siempre, que en momentos realmente apremiantes y con muchas espinas, no son capaces de sacar la cara y con personalidad evitar el desastre. Estos papelones han visto con diversos entrenador y con los mismos jugadores en su gran mayoría. 

El castigo para México fue excesivo. No jugó tan mal como lo dictamina el marcador y difícilmente ese mismo resultado se vuelva a repetir en condiciones normales, pero México, especialmente sus futbolistas, han perdido una tremenda oportunidad.

 Para demostrar como grupo e individuales, que han llegado a otro nivel del juego, que han soprepasado esa barrera y que pueden codearse de forma más seguida ante las grandes potencias por la experiencia de los mismos y que tienen muchos de ellos en el futbol europeo con clubes de gama media alta en algunos casos, pero ante las pruebas, esto al parecer, siguen siendo cosas que nos tendremos que imaginar una y mil veces más. 

Te puede interesar