Un Flan Merengue
Noticias

Un Flan Merengue

Los errores defensivos y el deplorable estado físico de los blancos en el tiempo extra, dictaminaron la derrota del equipo de Julen Lopetegui

 

Por: José David García Gámez

El Real Madrid no jugó mal. Tuvo pasajes de buen juego, fue dominador de las situaciones y pudo darle vuelta a un marcador adverso prácticamente en el amanecer del partido. Mismo que mostró un panorama oscuro y evidenció una de las facetas a mejorar por parte del equipo dirigido por Lopetegui: la defensa.

Lee también: Casi dos décadas después, el Real Madrid cae en una final internacional

Diego Costa anotó un gol de vestidor que denotó sus mejores cualidades en la cancha: Interpretación de espacios en campo abierto, potencia física, aguante en el cuerpo a cuerpo, voluntad de lucha y lo que todo delantero debe tener inherentemente en su repertorio: el gol.

Ahí el Madrid cayó en un bache de confusión durante 10 minutos en donde los colchoneros le atizaron por todas partes. Le tocaron feo el balón y el Atlético pudo tener una ventaja mas amplia en el marcador y tener el control de la final a placer.

Lopetegui en la banda dando indicaciones. Foto: EFE

No concretaron y los blancos comenzaron a monopolizar la pelota. Isco se movía entrelíneas y recibía constantemente. Los creativos del equipo se juntaron, combinaron adecuadamente y encontraron los espacios para generar situaciones de gol. El Madrid adelantó sus bloques y encontró, en un centro lateral en una galopada de Bale, la cabeza de un Benzema que adoptó un papel prácticamente olvidado por su persona la temporada pasada con el espíritu de Cristiano Ronaldo rondando el área del Bernabéu. Y con un remate que tomó ha contrapíe ha Oblak, empató un juego que estaba sumamente igualado.

Lee También: ¡Histórico! Estados Unidos tendrá partidos de La Liga Santander

Ya en la segunda etapa Sergio Ramos marcó un penal clarísimo de Juanfran tras una mano clara. Parecía que el Madrid dominaba y mantenía todo bajo control, pero el error grosero de Marcelo, lo aprovecho Diego Costa, con este instinto asesino letal que lo caracteriza, vacunó a los merengues. Y apartír de ahí, en los tiempos extras, los de Simeone, con mas potencia física en las piernas y con el factor emocional a su favor, encadenaron la situación con dos golázos; uno de Saúl, que difícilmente se le ven anotaciones poco llamativas, y Koke, colchonero de toda la vida.

En la cabeza de Julen

Lopetegui estará bajo sospecha y en el ojo del huracán. No solamente por la aplastante derrota en la final de la Supercopa, sino porque es el primer entrenador del Madrid, que pierde una final desde el año 2000 cuando cayeron en la Intercontinental frente a Boca.

Lopetegui está al máximo para competir por todo y cuenta con Modric y Kovacic
Lopetegui está al máximo para competir por todo y cuenta con Modric y Kovacic Foto: EFE

El equipo tuvo pasajes buenos de juego por lapsos prolongados. Con posesiones fluidas, rotación en ataque y buena aceleración en el último tércio para encontrar espacios y generar ocasiones. Eso no es problema. Lopetegui sabe que el equipo está en un proceso de evolución y es cuestión de trabajo y darle tiempo al tiempo para que su idea de juego, ofensiva y protagónica, maneras que cautivan el ojo extremadamente crítico del aficionado merengue, permeé en todo el grupo.

Lee también: La táctica que uso el "Cholo" Simeone para lograr el triunfo sobre el Real Madrid

Ofensivamente el Madrid está bien en cuanto a la generación a pesar de la ausencia de Cristiano Ronaldo. Es indíscutible que su contundencia a un toque se extrañará. Pero el Madrid sigue teniendo recursos suficientes arriba como para que la pegada no merme tanto.

El tema preocupante pasa por el sector bajo. Los errores defensivos y el deprorable estado físico de los blancos en el tiempo extra, dictaminaron la derrota del equipo de Julen Lopetegui.

Los centrales tuvieron un partido desastrozo. Ramos y Varane le vieron el número a Costa todo el juego y nunca pudieron controlarlo. Carvajal muy lento en carrera y Marcelo muy fallón en los pases. El medio estaba partido y permitian muchos espacios libres.

¿Hacen falta fichajes?

Ante la falta de Cristiano Ronaldo, líder histórico del Real Madrid, el público reclama a un nuevo ídolo. Aparentemente Bale no pudo superar su primer gran prueba como estandarte blanco y el hincha exige una figura que ilusione. Asensio tiene buena pinta y con mas madurez y experiencia, sus condiciones le permitirán ser el nuevo ídolo de la casa blanca. Pero por las exigencias y presión mediática que envuelve a la entidad blanca, el tiempo en ese proceso se acorta y tendrá que apurarse.

Lee también: Antoine Griezmann y su luna de miel como colchonero

El equipo necesita de un nueve. Un delantero complementario que viva en la comodidad de ese rol y, cuando aparezca en escena, ofrezca rendimiento inmediato y garantías de cara a portería. Con reducidos minutos en su actividad pero que sea una alternativa real para el entrenador. Que de soluciones en ataque y tenga una buena actitúd y no genere ruido en un siempre complicado vestuario merengue.

El Real Madrid realizaría una gran oferta para hacerse de Eden Hazard/AP
El Real Madrid realizaría una gran oferta para hacerse de Eden Hazard/Foto: AP

Mayoral no cumple ese papel, no porque el juvenil no tenga capacidad, sino porque no tiene los blasones para ser un salvador en apuros de cara a la prensa y el aficionado. El Madrid de Lopetegui necesita tiempo y trabajo. No hay más. El problema no es la parte ofensiva. Tiene una buena base más lo que se pueda llegar a sumar, que por más que lo niegue el entrenador vasco, sabe y siente que el plantel es corto para afrontar tantos partidos y necesita de mas soldados para disputar la guerra. No solo en ataque, también en defensa. Veremos que sucede.

Tags

Comentarios

Te puede interesar