Diego Armando Maradona tuvo su primer revés con Querétaro
Ligas

Las excusas de Maradona luego de su segunda derrota con Dorados

Maradona volvió a poner las viejas excusas arbitrales de toda la vida y de casi todos los entrenadores, cuando el resultado no es favorable

Por: José David García Gámez

Parece que será una constante de aquí a que termine la temporada. Maradona volvió a poner las viejas excusas arbitrales de toda la vida y de casi todos los entrenadores, cuando el resultado no es favorable y los equipos de los susodichos van a remolque y andando por el terreno de juego.

Un equipo que no tiene más recursos que correr sin mucho orden, estar animosos e impetuosos y transpirar hasta la última gota de sudor sobre el campo. Querétaro es mejor equipo. Es un hecho. Cuenta con mejores jugadores y con un buen colectivo que a levantado en la últimas semanas y ha entendido de a poco el juego de presión, físico y de velocidad en el traslado de balón a uno y dos toques de Rafa Puente Jr, que se aprovechó de un plantel con muy poco poder intimidatorio y que es incapaz de darle emoción y drama a los partidos cuando se ve abajo en el marcador.

Lee también: Maradona insulta a la gente de Querétaro

Ahora Maradona, como buen tipo pasional, se escuda en la figura de un tercero para tapar las carencias de un equipo que, a pesar de no contar con mucho talento en su plantilla, tampoco tiene una estructura tan solida y una idea medianamente básica para poder competir de otra forma.

De Maradona se va a hablar y se seguirá hablando hasta el final de los días porque es un personaje que alcanzó los más grandes niveles dentro de una cancha de juego. Que enalteció a la pelota y le otorgó seguramente los momentos más maravillosos que se han visto en el fútbol. Pero en esta faceta y de momento, las cuentas en tres partidos están siendo negativos por más que es su debut haya podido golear a un equipo que estaba en iguales o peores condiciones que Dorados.

Lee también: VIDEO: Después de operarse, Héctor Herrera debuta como modelo

El 'Pelusa', no importa el entorno, tendrá siempre una presión mediática poderosa y estará bajo el foco sin importar que la institución en la que se encuentre no los tenga. Ese es el precio de ser uno de los más grandes de la historia del deporte más popular del mundo.

Pero el ya no es futbolista y la figura que representa pide y exige cumplir otras exigencias en lo que él siempre ha dicho que es su máxima pasión: el fútbol. Pero difícilmente lo conseguirá si sigue haciéndoles creer a sus jugadores que cada derrota es por culpa de los silbantes. Si ese es sus mensaje, confundirá al futbolista, al verdadero protagonista y no podrá realizar su labor adecuadamente si no tiene el diagnóstico necesario para corregir los errores y mejorar en el funcionamiento colectivo del equipo.

Lo comentábamos anteriormente y en infinidad de ocasiones, Dorados es un equipo que no tiene gol, no es solido en defensa y permite demasiadas ocasiones. Su circulación de balón es muy lenta haciendo de sus ataques muy predecibles, no tienen un conductor de orquesta, alguien que traslade la pelota, le de pausa, cadencia y calidad a las fases ofensivas.

Pero Maradona no es el único culpable de este momento. La directiva tiene un peso importante al desmantelar el plantel, dejar marchar a sus mejores futbolistas y no reforzarlo de forma adecuada para generar a un equipo que fuera medianamente competitivo en su división y no estuviera dando las vergüenzas y bandazos que lleva dando durante toda la campaña y el torneo.

Hoy Dorados necesita la tranquilidad mental que no tiene en la cancha por la mala dinámica de su certamen y el dialogo explosivo y cargado de polémica del Diego es lo que seguramente menos necesita el 'Gran Pez', más allá de que Maradona es un tipo que siempre está del lado del jugador y lo defenderá a capa y espada juegue bien o juegue mal.

El tiempo sigue corriendo y parece que ha Dorados se le está terminado el margen de error y cada vez el camino se encuentra más cerca de un precipicio que los espera con ansias tras la temporada nefasta y para olvidar, más allá del tener el aura de protección de un Maradona que si sigue con el mismo discurso, de echarle la culpa a terceros cuando pierde, basados en esa regla de tres, cuando gana también tendría que ser gracias al arbitraje y no por sus jugadores y su cuerpo técnico.

Tags

Comentarios

Te puede interesar