El 'Cholismo' comienza ha aburrir
Ligas

El 'Cholismo' comienza ha aburrir

El Atlético sigue siendo ese equipo ratonero, con los mismos conceptos, los mismos defectos y las mismas virtudes retrogradas, antiguas y obsoletas del juego

Por: José David García Gámez

Al Atlético Madrid ya no se le puede apapachar ni solapar. Su juego sigue sin representar los frutos de los triunfos y la inversión realizada en los últimos años - sobre todo en la parte ofensiva - y gran porcentaje de la grada del Wanda Metropolitano ya no se convence tán fácilmente del discurso timorato de Simeone.

Lee también: Video: El 'Kün' Aguero aparece fumando con una pipa

Si bien es cierto que derrotó al Real Madrid en la final de la Supercopa de Europa por un contundente 4 - 2, tan bien es verdad que los merengues fueron superiores en la mayoría del tiempo regular. Lo dominaron desde la posesión, el manejo de los ritmos e inclusive en ocasiones. Pero tras el garrafal error de Marcelo en defensa, el Atleti igualó el encuentro a lo cholo: a los rebotes, segundas jugadas y errores del rival.

Simeone es el técnico más ganador en la historia colchonera. Foto: Soy Fútbol

Ser vivo y oportunista cuando te superan desde la intención. Y, a partir de ahí, se envalentonaron con más confianza psicológica y un aparente mejor estado físico ante un confundido y desorientado Madrid que apenas está en su etapa de construcción estilo Lopetegui.

Lee también: Mohamed Salah, ¿todo un divo en su país?

Ya lo dijo Griezmann en conferencia de prensa al final del partido contra el Rayo Vallecano:" Aquí no hay juego bonito, lo que importan son los tres puntos". Claro mensaje de que esto es lo que hay, y mientras los resultados se den, dejen de protestar. El problema aquí es que cuando unicamente priorizas el  resultado y lo aceptas bajo cualquier concepto, y no lo consigues, te quedas vacío y sin un punto de partida clara. No hay una base para reconducir el camino y encontrar más fácilmente la ruta del éxito.

El Atlético , a pesar de los refuerzos y las necesidades saciadas al entrenador, que exigió fortalecer al plantel para aspirar a los títulos grandes, sigue siendo ese equipo ratonero, con los mismos conceptos, los mismos defectos y las mismas virtudes retrogradas, antiguas y obsoletas del juego. Es un equipo que no ha cambiado a pesar de la mejora evidente de plantilla  y que seguramente no tiene la intención de hacerlo.

Atlético Madrid campeones en la Supercopa. Foto: EFE

Convertir en tuercebotas y leñadores con hacha ha verdaderos artistas con pincel que pueden proporcionar un juego más pintoresco y libre,  buscando permanentemente un juego estructural y sumamente rígido en defensa. Que otorga pocas libertades, muchos sacrificios y que atenta contra la imaginación y la creación de un fútbol mucho más intimidatorio y responsable en ataque.

Es un equipo que cualquiera le puede disputar la posesión, meterlo en su campo y crearle ocasiones de gol bastante seguido, independientemente de los recursos que el rival tenga. Le manejan los tiempos de los partidos y difícilmente tiene control sobre los mismos. Pero gana, gana, gana y no deja de ganar. 

Lee también: ¡En el Real Madrid ya hay un nuevo cobrador de penales!

El Atlético es una escuadra grande con alma de equipo chico, que se creen sus propias mentiras repitiéndose todo el tiempo que necesitan ser creativos para competir. Pero esa creatividad no se ve en el campo a pesar de tener año tras año buenos jugadores tanto para armar el once, como opciones de recambio.

Basta de apapachos, hay que comenzar a pedir cuentas y hacer una critica más real sobre lo que es el Atlético Madrid a día de hoy y no lo que fue en el pasado durante muchos años cuando no había bonanza futbolística. 

Griezmann con la Supercopa. Foto: EFE

Sabe ganar es verdad, pero no lo pueden superar permanentemente equipos con menor jerarquía en el tramite de un partido. La molestia comienza hacer un 'run run' importante en el Wanda. Ya no se puede focalizar todas las exigencias en la ciudad al Real Madrid porque el  de al lado, también invierte y lo hace bien. 

El 'Atleti' puede jugar a otra cosa. Un fútbol más alegre, fresco y jovial. No pasa nada por arriesgar de vez en cuando. Transmitir otra cosa y otro tipo de sensaciones en el  campo. Parece ser que el "Cholismo"comienza ha aburrir, menos a los paleros solapadores sentimentalistas de la prensa ibérica.

Tags

  • Atlético Madrid
  • Diego Simeone
  • Antoine Griezmann
  • Rayo Vallecano

Comentarios

Te puede interesar