Atlas - América
Ligas

Tranquilidad debe de ser la palabra dominante en América

A pesar de la derrota ante el Monterrey, el América sigue dando sensaciones de buen juego en el campo. Fluido, con posesión efectva y ocasiones

Por: José David García Gámez

A pesar de la derrota ante el Monterrey, el América sigue dando sensaciones de buen juego en el campo. Fluido, con posesión efectiva y ocasiones, las Águilas no dejan dudas de su estatus de campeón defensor, y muestran argumentos de sobra para competir a pesar de ver caída su racha de 23 partidos consecutivos sin perder. 

Las dudas con este equipo surgen a partir de la planificación de la plantilla. De la incertidumbre de si vendrá o no un '9' y de quién podría ser ese mediocampista organizador que ayude en la distribución y generación de juego, sumado a las multiples bajas que por distintas razonez tiene en lista Miguel Herrera y su cuerpo técnico. 

Lee también: Alejandro 'Kaku' Romero vuelve a mandar un mensaje de amor al América

Algunos por lesión y otros porque han tomado la puerta de salida, generan en el ambiente la impresión de que el América a perdida punch y poderío con respecto a sus rivales directos en el campeonato. Con Monterrey no fue inferior, de hecho, lo superó por lapsos amplios y el resultado pudo quedar para cualquiera ante las multiples oportunidades que ambos equipos generaron para su causa.

Con la plantilla actual, a los de Coapa debería alcanzarles de momento, para competir bien durante la fase regular y en Liguilla, esperar a ver como llegan los demás a esa recta final, en donde un mal momento de forma puede ocasionar dudas y poco convencimiento en el tratar de hacer bien las cosas y cometer errores absurdos.

Lee también: Miguel Herrera estalla contra los árbitros por no saber usar el VAR

Cabe recordar que en la liguilla se comienza desde cero. Es una fase en donde no necesitas regularidad si no todo lo contrario, aprovechar como nadie los momentos claves de los partidos concediendo poco atrás, tener un nivel alto de concetración, actitud e intensidad, saber manejar las emociones y aprovechar las opciones que se te presenten en las transiciones, situaciones que los equipos con mayor talento aprovechan mejor que nadie.

De hecho, las Águilas juegan mejor que el torneo pasado con un mejor fútbol elaborado, más preciso en el juego posicional y con un toque interno de balón que le permite abrir efensas cerradas. Aunque también domina el fútbol de transiciones con buena verticalidad, mucha velocidad y con consistencia en las bandas que es su mejor arma, algo que lo hace más completo.

Todo esto debido a que tiene un fútbol colectivo mejor desarrollado con buena evolución contando por supuesto con que muchas de sus figuras, han mantenido un gran nivel individual en el equipo, merito del Piojo ya que siempre logra tener motivado a los futbolistas.

Guido Rodríguez, el mejor jugador de los azulcremas, está con un performance superlativo. Da equilibrio en la mitad del campo, recupera una cantidad de balones increíbles y le da mucha energia y kilometros a un equipo que en ocasiones se desfonda al ser tan vertical.

Renato Ibarra es un fijo, ya que da mucho en ataque con su desequilibrio en el uno para uno con un gran manejo de velocidades para ganar la banda y llegar a linea final, además en defensa da mucha intensidad por esa banda derecha en donde está siendo un verdadero puñal, un trabajador de banda nato. 

Los centrales Valdez y Aguilera dan seguridad, jerarquía y mucha contundencia. Cometen pocos errores y aportan con goles en la pelota parada, un valor añadido que en el fútbol es difícil de encontrar. Marchesín en portería suele estar impecable e Insaurralde, que  ya se ha marchado en al fútbol argentino, demostró que si se hubiera quedado, habría aportado cosas interesantes por lo menos para acompletar a un equipo que se ha visto obligado a poner parches en la heridas. 

En definitiva, el entorno americanista debe tener tranquilidad y no ponerse nervioso por una derrota presupuestable ante un equipo que juega bien, tiene buenos futbolistas y que ha mantenido en este arranque de torneo, un fútbol más regular y constante tanto en la construcción y elaboración como en la destrucción. 

Son los actuales campeones y Miguel Herrera debe de seguir manteniendo esa dinámica de motiviación, exigencia y compromiso por alcanzar lo más alto. Los refuerzos parece que están proximos a llegar para podrían aortar en el ataque.

Un viejo conocido como Nicolás Castillo podría asegurar goles y potenccia en la ofensiva con buen jeugo a los espacios, y un joven como el colombiano de Nicolás Benedetti que ayudará en la elaboración y creación de juego, que tiene dinámica, velocidad, buen pasador y mucho gol al frente, en definitiva el Águila volará alto en la fase regular, el problema será el topico y cliché de toda la vida en Mexico, hasta donde le alcanzará y hasta donde llegará a la Liguilla, que siempre es una incógnita sin respuesta. 

Te puede interesar