Pumas: Los universitarios están condenados por sus propios errores
Ligas

Pumas: Los universitarios están condenados por sus propios errores

Míchel ha quedado a deber. Demasiado a deber. Prometió a un equipo con dinámica en su juego, con identidad desde las bases y sumamente competitivo y regular en los resultados. Pero Nada.

Por: José David García Gámez

Los Pumas de Míchel han sufrido a lo largo de la temporada a causa de sus propios errores. Han sido un verdadero sube y baja todo el campeonato y esa irregularidad acompañada por falta de contundencia en momentos claves los tienen al borde de la eliminación. 

Ante Juárez los universitarios tuvieron ocasiones muy claras para cerrar el partido y convertirlo en un trámite ante uno de los peores visitantes del torneo. Tres postes, un penal fallado y poca fiabilidad en defensa fueron pecados capitales que tienen a los dirigidos por Míchel rezando a la espera de las combinaciones en la última jornada.

Lee también: Pumas: Afición universitaria exige el regreso de Guillermo Vázquez

La afición ya ha dado su veredicto y Míchel ha quedado a deber. Demasiado a deber. Prometió a un equipo con dinámica en su juego, con identidad desde las bases y sumamente competitivo y regular en los resultados. Pero Nada. Todo lleva tiempo y necesita de un proceso, pero la afición de Pumas no quiere discursos bonitos, sino a un plantel comprometido en el corto plazo que pueda garantizar por lo menos estar a las puertas de una Liguilla. 

Un cese sería apresurado. Míchel viene de otro futbol. De un juego que da tiempo a la planeación y que permite confiar y darle armas a los juveniles para que puedan afianzarse en el primer equipo. Quizás no lo tendrá y de las buenas intenciones nadie vive, pero los futbolistas lo respaldan porqué les gusta su metodología y la mentalidad ganadora que les ha inculcado a pesar de los desfases de varios momentos en la campaña.

Lee también: Pumas: Míchel González lamenta mala suerte en la definición ante FC Juárez

Ya no queda tiempo y el mismo apremia, más cuando tu goleador, Carlos González, salió del partido por una lesión en el hombro y probablemente se pierda la última jornada. Pumas sabía a lo que iba: ganar o ganar. No lo pudo cumplir y ahora solo le toca esperar una carambóla de resultados para ver si la Liguilla y la lucha por el título está en el panorama. Por lo demás, a la tónica habitual, a seguir arrastrando el prestigio de equipo grande, si es que alguna vez lo ha tenido. 

Te puede interesar