Pachuca vs Cruz Azul - Torneo Guard1anes Clausura 2021 liga BBVA MX
Ligas

Liga MX: Club América y Cruz Azul se salvan de la ‘tragedia’ en la fecha 3 del Clausura 2021

Las Águilas y La Máquina consiguieron la victoria contra FC Juárez y Pachuca respectivamente 

Por: José David García Gámez

¿Está Cruz Azul para campeón tras su exhibición ante Pachuca?

Cruz Azul hizo lo que tenía que hacer: ganar. Consiguió tres puntos ante un rival complicado, combativo y con buenos jugadores como Pachuca en su campo, priorizando la defensa, maximizando la pelota parada e intentado, en una contra o en una jugada puntual, lograr ganar el partido como sucedió en el Hidalgo. Si, el futbol de La Máquina dejó mucho que desear, sin embargo, al aficionado celeste en su gran mayoría, no está interesado en jugar bien, sino ganar como sea, sobrevivir y demostrarse a sí mismos, que pueden ganar a  pesar de todo y de todos. Que son capaces de gestionar y cerrar partidos a como dé lugar, independientemente del contexto, rival y momento. Diferente en ese sentido a un América que sin demostrar gran cosa tampoco, cumplió con su trámite de vencer a unos Bravos que se fueron a encerrar al Azteca y que con dos buenos goles, sacaron adelante el partido.

Sin embargo, en el juego de Cruz Azul hay varias dudas por resolver. Una sería si Juan Reynoso tuviera la capacidad para, con poco tiempo de trabajo y para lo rápido que concluye una temporada de fase regular en la Liga MX, impregnar a su equipo de una forma de juego más o menos clara, independientemente de si nos gusta más o menos. La segunda, sería si a cómo ante Pachuca, le podría alcanzar para competir hasta el final por el título. A primera vista es que no, porque más allá de que la teoría estaba muy clara de cómo sacar el partido ante un Pachuca siempre competitivo, la realidad es que Cruz Azul sufrió mucho para sacar los puntos.

Lee también: Norma Palafox y Nicole Regnier sacuden las redes con su picante video

Y la realidad es que no lo mereció por qué Jesús Corona fue su figura, Mauro Quiroga falló dos o tres jugadas muy claras y porqué tuvo mucha suerte Cruz Azul, de que Pachuca saliera a la cancha con la pólvora mojada y no pudiera definir sus situaciones y ellos en un balón detenido, lograron ganar el partido jugando en su campo, defendiendo muy atrás y con un equipo con líneas muy cortas cerca del área grande, dejando a pocos jugadores en ataque para romper al espacio y aprovechar los contragolpes.

Hoy Cruz Azul, independientemente de cómo consideremos que debe jugar un equipo grande, no está para esa teoría cansina del estilismo y talibanismo en el juego, sino para ganar, sacar resultados y colocarse los más rápido posible en puestos en la tabla que te garanticen poder clasificar directo a la Liguilla y evitar el Repechaje. 

Lo demás, con más tiempo de trabajo, que Reynoso conozca mejor a sus jugadores y que vaya recuperando la mejor versión de algunos de ellos, se verá con el pasar de las semanas y su Cruz Azul pueda dejar en claro a qué juega o a que quiere jugar si es que puede encontrar una manera para que con estos jugadores, logren competir mejor para ganar. Por qué el futbol al final, el jugar bien es potenciar tus virtudes y minimizar al máximo tus defectos. Y si Reynoso cree que Cruz Azul será más competitivo jugando a defender, esperando atrás, un equipo corto, con líneas juntas defendiendo cerca de su área grande maximizando lo mejor posible el juego directo y las pelotas paradas, estará muy bien, pero deberá mejorar en muchas facetas si quiere lograr esos objetivos. Que Corona no sea figura, que el delantero centro rival no tenga opciones claras para marcar y que pueda contragolpear mejor para demostrar que también pueden intimidar y ser un equipo peligroso a pesar de no tener tanto la pelota.

Al final, Cruz Azul ganó el partido que tenía que ganar, jugó de la manera que su técnico consideró con la que podrían competir mejor para sacar los puntos y lo hizo ante un rival difícil como lo es el Pachuca, como visitante y con una serie de bajas importantes en donde evidentemente Cruz Azul, se ve disminuido en su juego. En todo lo demás, tendrá que trabajar, mejorar y definir su estilo, porque jugando así, es complicado pensar que La Máquina será campeona. Pero trabajar con la victoria en el bolsillo, siempre es mejor, aún jugando mal, que con otra derrota que hubiera agudizado más la crisis de Cruz Azul. 

¿Puede el América de Solari, ilusionar al americanismo tras la victoria frente a Juárez? 

El América cumplió con el trámite ante unos Bravos que se fueron a encerrar al Azteca. Buscando jugar en largo, con un Marco Fabián como enlace al ataque y que le dieron el protagonismo a un América dinámico, con buena actitud y que siempre intento apretar hacia adelante. 

El América tampoco está para tirar cohetes al aire. El equipo de Santiago Solari no sufrió demasiado en defensa, pero en la parte ofensiva no va sobrado de nada. Con pocos jugadores a día de hoy diferenciales en el último tercio, con un equipo que apenas va forjando sus bases en la manera de juego y con otros jugadores de los cuáles no saben si se van o se quedan, estas Águilas únicamente en lo que piensan es en ganar y sacar los puntos, al igual que Cruz Azul.

América, a pesar de tener mucha pelota, de moverla rápido por momentos y con dinámica y cierta profundidad, no generó demasiadas ocasiones de gol. No hizo figura a Enrique Palos y en ningún momento se dio la sensación de que los azulcremas metieran en su campo a un siempre ordenado Bravos de Luis Fernando Tena. 

Sin embargo, Solari se mete en el bolsillo una victoria que le recobra confianza, tranquilidad y sobre todo tiempo para trabajar con la credibilidad que solo los resultados otorgan a un entrenador que llega con otro verso, otra escuela y otras maneras de concebir el juego. Al final, todo el talibanismo y el buen hablar son reducidos, más en estas épocas de pandemia, a los números en el futbol que precisamente tiene poco de frío y mucho en lo emocional, en los sentimientos y en la sangre caliente. 

El América no jugó del todo bien. No gestionó de la mejor forma su ventaja, le cuesta cerrar los partidos y es evidente que en el ataque, en donde se ganan y pierden los partidos, en las áreas, va con un talento reducido y a cuenta gotas evidente. Sin embargo, si Solari, logra recuperar para la causa a Roger Martínez que se va a quedar, si recupera a Andrés Ibarguen que se va a quedar, o por lo menos esa es la sensación, pues el América tendrá un salto cualitativo en la parte ofensiva y los bonos para pelear por el campeonato subirán y las cosas podrían facilitarse más para Solari. 

Además, en lo que recupera la mejor versión de algunos futbolistas, en lo que algunos otros se van incorporando por los positivos de Covid y que el plantel vaya agarrando las formas del entrenador argentino, este América tendrá otra cara.

Pero en lo que todo eso ocurre, deberá lidiar con un Giovani Dos Santos que cada vez es menos influyente y que no se le ve ninguna virtud diferencial en el juego, con Federico Viñas que está perdido en el gol, con un Mauro Lainez que es voluntarioso y corre mucho pero se le ven por momentos las costuras, con un Leo Suárez que ya por lo menos regatea y se le ve con ritmo y con dos porteros que son garantía, si juega Guillermo Ochoa mejor para todos, pues el América irá navegando en la inconsistencia y los altibajos normales de un equipo que tiene nuevo técnico con poco tiempo de trabajo de por medio y sin una pretemporada. 

A falta de brillantez, de gestión de partido en el Azteca y con una falta evidente de talento en ataque, solo quedar ganar y a otra cosa, aspirar a los puestos directos a la Liguilla y que en la fiesta grande sea lo que Dios quiera, por lo menos por ahora, porqué el América no da para muchos más en este semestre, o esa es la sensación que transmite. 

Visita nuestro canal de YouTube para que disfrutes de nuestro contenido

Te puede interesar