Tigres vs Chivas - Clausura 2020 Liga BBVA  MX
Ligas

Liga MX: Chivas, cada vez más cerca del fracaso en el Clausura 2020

Al calor de los malos resultados, nulo juego y cero integración de los refuerzos en el equipo, ahora lo que toca es sufrir en silencio.

Por: José David García Gámez

El que no se consuela es porque no quiere. Así vive Chivas su momento de crisis en esta fase de la temporada en el 2020. La cosa se ha tergiversado y el lema no escrito del plantel ante las críticas es hablar poco, no dar la cara y cerrar filas. El Rebaño está en un momento delicado. Al calor de los malos resultados, nulo juego y cero integración de los refuerzos en el equipo, ahora lo que toca es sufrir en silencio. Lo que parecía un cuento de hadas a inicios del certamen se ha convertido en una humillante pesadilla. 

La sensación es que este equipo no tiene autocrítica. A los primeros bandazos negativos se esconden ante la realidad y dejan la evidencia de que es un club que no está preparado para la crítica visceral, a los señalamientos y al rendimiento de cuentas. Ricardo Peláez la dio tras el ridículo ante los Tigres. Tiene razón. Nadie en ese vestuario ha correspondido con las expectativas y el rendimiento ha sido nefasto. Pero nada más. Los jugadores son los primeros en poner excusas y en decir, aquí no pasa nada. Vaya calamidad.

Lee también: Chivas: Néstor de la Torre arremete contra la gestión de Ricardo Peláez

Es cierto. La temporada es larga y muy joven. Pero nadie es adivino y se tiene que analizar el día a día. Lo demás, es ficción. No sabemos cómo serán las cosas dentro de algunos meses, pero lo que sí sabemos es que Chivas es un ‘muerto viviente’ de equipo. Hace aguas en todas las facetas del juego y sus miserias se ven a cada segundo. Ante el primer equipo que se enfrentan con un poco de dinamita arriba terminaron goleados y la situación pudo ser un escándalo en el segundo tiempo.

El Guadalajara no tiene respuestas individual ni colectivas. Varios de sus futbolistas no han dado el nivel que se espera de ellos y Luis Fernando Tena no puede hacer milagros. El primer tiempo en el juego del sábado hasta cierto punto, lo compitió. Fue una escuadra medianamente digna que generó ciertas situaciones de peligro y contuvo hasta un punto a unos Tigres siempre fríos y calculadores. 

El segundo tiempo todo se desfonda y ahí Chivas ya no tuvo capacidad de respuesta. Luis Fernando Tena parece que no da el nivel para la tarea. No reacciona en los cambios y no parece ser un buen intervencionista en los partidos. A Chivas le hace falta todo lo que a Tigres le sobra: talento diferencial. No lo tiene. Ni en ataque ni en defensa. Tampoco en el banquillo. Es un equipo muy robótico, predecible y sumamente deprimente de ver.

Lee también: Chivas: José Luis Higuera enciende a los aficionados del Guadalajara

Chivas está fuera de Liguilla. Ha ganado un solo partido ante un sorpresivo Juárez y no están dando con la tecla. Los refuerzos han quedado a deber y no han podido amalgamarse  en el juego del equipo. No están integrados y parece que el ‘Flaco’ no lo quiere meter en la rueda. No los pidió y ahora parece que los trapitos sucios de una planificación lamentable del club en el mercado de fichajes sale a la luz en donde el club le impuso una serie de jugadores a un entrenador que no los quería o quiere, como parece ser el caso.

La tragedia de Chivas se cuenta sola. La crisis es real y es momento que la empiecen a similar como tal. Nadie se salva del desastre y es momento de señalar a los responsables. A que sean víctima del escarnio mediático y acepten las consecuencias de su mal hacer en la campaña. Es pronto para enterrarlos, pero el futbol es de momento y el de hoy para el Guadalajara, va más encaminado al fracaso que a cualquier otra cosa más esperanzadora.

Te puede interesar