Las Chivas se refuerzan con falsos bombazos en este verano
Ligas

Las Chivas se refuerzan con falsos bombazos en este verano

Las Chivas Rayadas del Guadalajara han anunciado a cuatro "flamantes" refuerzos para el Apertura 2019

Por: Enrique Pacheco

El Guadalajara está viviendo una época de reestructuración en toda la extensión de la palabra. La institución rojiblanca se ha cimbrado en los últimos días de este verano, y no se esperaba otra cosa después del patético torneo que tuvieron en el Clausura 2019, en el que fueron de los primeros equipos en despedirse.

El Clausura fue el cuarto torneo corto en el que Chivas quedaba fuera de la Liguilla, y por si fuera poco, la suma de esas pésimas temporadas terminaron colocando al Rebaño en problemas porcentuales. Una vez más el Guadalajara tendrá que luchar por mantener la categoría.

Leer también: Javier "Chicharito" Hernández batea a las Chivas del Guadalajara

El plante era pobre, o al menos para la jerarquía del club rojiblanco,  pues así lo había certificado durante esos últimos dos años. Reforzarlo ya no era una opción para la directiva Chivas, si no una urgencia. 

Los movimientos comenzaron, Chivas confirmó el regreso de Toño Rodríguez, el mismo arquero que habían desechado temporadas atrás, y que en los últimos torneos había peleado el descenso con los Lobos BUAP: El portero regresó a casa, después de que una de las riesgosas apuestas tomadas por el chiverío no había cuajado: Raúl Gudiño flaqueó en momentos claves durante su primer temporada con los rojiblancos, por lo que una "cuña" era necesaria en esa posición.

Días después, José Luis Higuera, aún directivo del Guadalajara, anunció con bombo y platillo el arribo de Oribe Peralta al Rebaño, un boom en el medio deportivo, pues llegó del odiado rival, cosa que hizo más escandalosa la llegada del delantero de 35 años de edad. El fichaje fue totalmente cuestionado por la afición de Chivas, argumentando principalmente su pasado crema, además de que para ellos, llegó  5 años tarde, pues los mejores últimos años de Peralta ya los había quemado en el América.

Llegó el tercer fichaje del Rebaño, el regreso de Oswaldo Alanís, el mismo que un año atrás había salido a gritos y sombrerazos de la institución rojiblanca, el mismo que pasó un año jugando en la Segunda División de España, y había desaparecido totalmente de las convocatorias de la Selección Mexicana.

La afición comenzaba a soñar, la mercadotecnia les había sembrado que Chivas estaba rompiendo el mercado nacional con estos refuerzos, o al menos eso querían creer, hasta que el equipo recibió una bofetada que los ubicó de nuevo en la realidad. River Plate los goleó 5-1 evidenciando el sin fin de carencias defensivas que aún permanecen en el Guadalajara.

Pretemporada y todo, las alarmas comenzaron a sonar, urgía que Chivas anunciara el fichaje de un defensa que todos los Chiva hermanos esperaban, y la directiva así lo hizo; el Pollo Briseño se convertía en el cuarto, y último refuerzo de Chivas hasta el momento.

Briseño llega después de tener una destacada participación con el Feirense de Portugal, equipo que terminó descendiendo en la Liga NOS, dato que no "peca", pero incomoda.

Así es como el Guadalajara se armó con sus "falsas bombas" durante este mercado de fichajes, pues, a juicio personal, ninguno de los cuatro representa una solución inmediata para la problemática en Chivas, quienes además, se han aventurado en declarar que pelearán por el título de la Liga MX.

En resúmen, Guadalajara contrató a un portero que viene de un equipo "desaparecido", un delantero de 35 años de edad, un defensa que jugaba en la Segunda de España, y un defensa que descendió en la Liga de Portugal.

Te puede interesar