Mexico vs Brasil - Final por la medalla de oro del Futbol Londres 2012 - LONDRES, INGLATERRA, AGOSTO 11: Marco Fabian de la Mora, Oribe Peralta y Giovani dos Santos de Mexico en festejo al ganar la medalla de oro, durante la final del futbol de los Juegos Olimpicos de Londres 2012, en el estadio de Wembley el 11 de agosto de 2012 en Londres, Inglaterra. Mexico, campeon de Juegos Olimpicos y ganador de la medalla de oro. (Foto: Hector Vivas/JAM MEDIA)LONDRES, INGLATERRA, AGOSTO 11:  de Mexico en festejo al ganar la medalla de oro, durante la final del futbol de los Juegos Olimpicos de Londres 2012, en el estadio de Wembley el 11 de agosto de 2012 en Londres, Inglaterra. Mexico, campeon de Juegos Olimpicos y ganador de la medalla de oro. (Foto: Hector Vivas/JAM MEDIA)
Ligas

Giovani Dos Santos y Oribe Peralta las bombas de humo del Club América y Chivas

Ambos clubes movieron ficha por necesidad de dar de que hablar. Por dos futbolistas que viven más desde la añoranza y la nostalgia de lo que fueron y no de lo que son y pueden llegar ha ofrecer.

Por: José David García Gámez

América y Chivas movieron ficha en el mercado de fichajes. Ambas instituciones, preocupadas no solo por su reconocimiento deportivo, viven pensando permanentemente en su sobrevivencia mediática.

Llamar la atención, generar tendencia y estar en boca de todos para bien o para mal. Así son y viven los clubes con altas exigencias desde muchos sectores que tiene que atender las 24 horas del día, para seguir vigentes y mantener una popularidad muchas veces inexplicable e injustificable desde la cancha.

Hace algunas semanas Chivas hizo oficial la contratación de Oribe Peralta. Un futbolista con un gran pasado, un presente incierto y con un futuro que inminentemente lo tendrá más fuera que dentro de las canchas.

Lee también: Jonathan Dos Santos felicita a Giovani Dos Santos por llegar al Club América

A diferencia de lo que en su cúpula directiva pudieron pensar, dicho movimiento generó un malestar casi generalizado en unos 'chivahermanos' que desde hace rato aclaman tiempos de cambio y una reingenieria estructural importante en su club, con cabezas inteligentes capaces de tomar buenas decisiones para volver a poner en los primeros lugares al equipo.

Oribe ha sido un gran futbolista. Responsable, talentoso y ejemplar fuera del campo. Un milagro del fútbol mexicano. Que explotó pasados los 25 años y a partir de ahí se ha convertido en una de los mejores atacantes aztecas en la liga en los últimos 10 años. 

Pero eso ha día de hoy no vale. El movimiento del 'Rebaño' de entrada y en la previa fue malo. Contrataron a un delantero que ya está mayor, es muy propenso a lesionarse de manera prolongada en el tiempo y que no te garantiza más de 5 o 7 goles durante una temporada. Que a pesar de haber tenido en el América un equipo bien armado a su alrededor con múltiples asistentes, pocas veces pudo culminar con un doble dígito en su cuenta particular.

Lee también: José Luis Higuera se burla del fichaje de Giovani Dos Santos con el Club América

La contratación de Peralta por las Chivas se entiende desde la desesperación y no de la razón. La necesidad de obtener a un futbolista contrastado y de rendimiento inmediato que garantice algo en el corto plazo en el campo, por lo menos desde los intangibles que Oribe siempre da en el mismo: capacidad de sacrificio, calidad con balón y mucha inteligencia para tomar la mejor decisión en diversos momentos y experiencia, son buenas virtudes que aportarán para olvidarse del descenso, pero seguramente no serán suficientes.

El América con Giovani Dos Santos, más de lo mismo. Las Águilas necesitaban un golpe mediático para demostrar que estaban ahí. Que les importa lo que piensan sus aficionados del equipo y que buscan siempre renovarse y generar a una escuadra altamente competitiva que de ilusión al americanismo.

Las Águilas fichan a Dos Santos por lo que fue y no por lo que és ni lo que puede llegar hacer. Contratan a un futbolista que lleva ocho meses sin pisar una cancha de juego, que ha tenido contados buenos momentos en su carrera y que cada vez que ha gozado de la oportunidad de relanzarla en un buen escenario, como los tuvo en su etapa del Tottenham y Villarreal, los a tirado por la borda con malas actitudes fuera de los terrenos de juego. Ni que decir de su época en Barcelona.

Giovani no es un jugador diferente. No es un futbolista que por sí solo pueda ganar un partido y que sea considerado una verdadera estrella en el mundo del fútbol. Ese favor lo perdió hace mucho tiempo por que no es tan bueno como mucho siempre lo han pretendido vender y porque tampoco cuando ha estado centrado, ha sido lo suficientemente consistente y determinante como para sentarse en la mesa de lo mayores en el futbol de verdad.

Ni como ayudarles. Ambos clubes movieron ficha por necesidad de dar de que hablar. Por dos futbolistas que viven más desde la añoranza y la nostalgia de lo que fueron y no de lo que son y pueden llegar ha ofrecer. Normal y natural que desde ambos clubes los vendan como dos verdaderas bombas. El aparato comunicativo de ambos equipos es tan grande que les permite llevar su discurso a mucha gente y con un sentido fácilmente tergiversable de la realidad que viven ambos jugadores. En definitiva... dos bombas gigantescas de humo, un humo en el cuál siempre hemos vivido por generar falsos ídolos marketineros.