Cruz Azul podría perder a Igor Lichnovsky para el Apertura 2019
Ligas

Cruz Azul podría perder a Igor Lichnovsky para el Apertura 2019

El central chileno de La Máquina está en la mira de un equipo de una Liga brasileña

Por: Enrique Pacheco

Igor Lichnovsky  podría tener sus días contados como jugador de Cruz Azul, debido al fuerte rumor que coloca al defensor chileno en la mira del club Flamengo de Brasil, pues así lo dió a conocer en su cuenta de Twitter el periodista del Globo Esporte,  Cahê Mota. Lichnovsky es uno de los jugadores con los que el club brasileño pretende reforzarse en este verano.

El central chileno fue pieza clave en el esquema de Pedro Caixinha en este pasado Clausura 2019. Después de un comienzo irregular con La Máquina, Lichnovsky se convirtió en uno de los indiscutibles en el once titular de  Cruz Azul, incluso, mostrando dotes de polivalencia, pues en la semifinal contra el América, realizó trabajos en la media de contención, dejando muy buenas sensaciones.

Leer también: Lichnovsky revela que jugadores no quieren llegar a Cruz Azul por falta de Títulos

El nombre de Lichnovsky aparece junto con el del jugador Bruno Viana del Sporting Braga de la Primeira Liga de Portugal, por lo que habrá que esperar a que la comitiva de Cruz Azul, encabezada por Ricardo Peláez, manifieste su postura ante el posible interés de los brasileños por su central.

"Bruno Viana, de Braga, es un nombre observado, así como Igor Lichnovsky, de Cruz azul y la selección chilena", se lee en el tuit.

Lichnovsky llegó a la Liga MX con el Necaxa durante el 2017. Un año más tarde fue comprado por el Cruz Azul para el arranque del Apertura 2018. Con los cementeros ha jugado durante dos torneos, logrando una Copa MX, además de un subcampeonato de Liga. Con la Selección Chilena ha tenido poca participación, pues solamente tiene registradas 4 apariciones. 

El central chileno recientemente hizo una serie declaraciones que sacudieron a la afición de Cruz Azul, pues mencionó que pese a la eliminación sufrida ante el Club América, los jugadores cementeros habían pasado la prueba en el partido de vuelta, dejando en duda si los fanáticos celestes habían hecho lo mismo, pues hasta antes del juego decisivo, habían despotricado contra la plantilla de La Máquina.