Cruz Azul vs Tijuana - Clausura 2020 Liga BBVA MX
Ligas

Cruz Azul: Robert Dante Siboldi, la bendición celeste tras la partida de Ricardo Peláez

El estratega uruguayo le ha dado confianza al club. Entiende la idiosincrasia del mismo y eso le ha permitido ir generando un progreso futbolístico y administrativo en el mismo.

Por: José David García Gámez

La Liga MX es como un libro abierto. Todos sabemos las reglas del juego pero pocos se amoldan a ellas. Es una competición pareja, siempre a la baja y que en escasas ocasiones premia la regularidad semanal. Se vive del momento y por situaciones puntuales. La mayoría de los campeones viven de esa estirpe. Se ponen las pilas en la segunda parte de la temporada, meten el acelerador y con una buena racha en dinámica ascendente logran el objetivo.

El Cruz Azul por eso genera ese escepticismo a pesar del discurso actualizado. Es un equipo fiable, constante y regular. Robert Dante Siboldi ha creado a un conjunto celeste que domina bien las dos facetas del juego: defiende razonablemente bien sostenido también en muchos momentos por Corona y ofensivamente genera lo suficiente para marcar goles y ganar los partidos.

Lee también: Liga MX: El ex Club América y Cruz Azul, Carlos Hermosillo, presume récord en el Futbol Mexicano

Ese perfil de equipo no suele ser exitoso en el futbol mexicano. Cruz Azul hace un par de torneos fue líder. Siendo la mejor ofensiva, defensiva y sin duda el más equilibrado del campeonato. Ya en la Liguilla, llegó a la final ante el América casi por inercia. Su futbol ya en esa instancia fue pobre, aburrido y sin una pizca de gracia. En la final, fue borrado y vencido sin meter las manos. La gasolina se le había acabado. 

Siboldi, entendiendo cómo se vive la Liga MX, sabe a lo que se atiene. El Cruz Azul no genera una unanimidad en la creencia de que es ‘El Candidato’ al título, porqué está imagen ya la hemos visto en muchas ocasiones. Su primera vuelta, llamándola de alguna manera ha sido muy buena. Ejemplar. Lo suficientemente convincente para tener contentos a sus fanáticos. Es un equipo productivo, eficiente y muy confiable. 

Lee también: Liga MX: Alejandro Vela arremete contra directivos por querer quitar el Ascenso MX

Tras la salida de Ricardo Peláez todos asumimos que la máxima de un club que toma malas determinaciones dirigenciales serían que volvería a los mismos vicios del pasado, generarían poca estabilidad deportiva y el plantel se vería afectado en todos los sentidos, mentales y futbolísticos. Sin embargo, al parecer Siboldi fue como una bendición. Ha sido lo mejor que le ha podido pasar a Cruz Azul tras el vació de poder durante la lucha entre Víctor Garcés y ‘Billy’ Álvarez por un trono oxidado que se volvió sucio y maloliente por los siempre duros unánimes pasos del tiempo. 

El estratega uruguayo le ha dado confianza al club. Entiende la idiosincrasia del mismo y eso le ha permitido ir generando un progreso futbolístico y administrativo en el mismo. Siempre con las palabras correctas para mandar el mensaje adecuado a sus fanáticos y con el plan de trabajo apropiado para armar un equipo competitivo, audaz y valiente en sus convicciones. Ya no hay apologías de las derrotas del pasado y los jugadores se ven con energía, carisma y una autoestima perdida por el aire paranoico y fantasmal en el que ha estado sometida la institución por más de 20 años. Siboldi ha creado un cuadro autosuficiente. 

Lee también: Cruz Azul: Álvaro Morales exige a La Máquina reclamar el título del Clausura 2020

Es una plantilla basta en buen momento, con muchos de sus jugadores presentando su mejor versión individual en mucho tiempo y con una gran gestión de los minutos en los refuerzos del equipo. Amoldando egos, sintetizando minutos y dando justicia en cada una de sus apariciones en el campo. Le ha dado confianza a la cantera – representada en Santiago Giménez – y le ha devuelto, de manera madura, comprensiva y calmada la confianza en su capitán Jesús Corona que sabe que es el indiscutible y la voz autorizada de ese vestuario.

Sin duda Siboldi ha hecho milagros. Sabe en dónde está parado y parece que conoce qué pasos dar en el momento preciso para construir poco a poca al nuevo Cruz Azul. Darle forma para que con ello sea un equipo capaz de ganar de manera sostenida en el tiempo. Parece que ha dejado atrás la paternidad que tenía el América sobre ellos y poco a poco tratarán de la misma forma, dejar ir toda la frustración de tantos y tantos años guardada en los más profundo del entorno azul. Siboldi parece el guía idóneo para ello, dando la luz y felicidad a la pelota y cancha celeste, como toda una bendición… en el Cruz Azul.

Te puede interesar