Santos vs Cruz Azul - Apertura 2019
Ligas

Cruz Azul: La Máquina finiquita la peor 'Cruzazuleada' de la historia

El mejor equipo del certamen como lo es el Santos, le demostró a La Máquina lo que es ser un grande a pesar de la diferencia de popularidad de ambas camisetas.

Por: José David García Gámez

El Cruz Azul sigue aumentando una penuria y alimentando una agonía. Es el dueño de la desolación en el futbol mexicano para todos los efectos. Es el equipo con más decepciones y que representa perfectamente él como no se debe de gestionar a un club desde el apartado administrativo. Tiraron a la basura la obra de Ricardo Peláez y ahora ahí están las consecuencias. Intereses personales, poca visión de futuro y falta de autonomía llevaron al fracaso a un club que aumenta una leyenda oscura y negra objeto de burla para todo un pais.

Ante el Santos Laguna en el TSM fueron aboslutamente superados. Un equipo sin futbol, sin intensidad y sin verguenza propia para afrontar un momento de crisis, máxima tensión que de nueva cuenta los jugadores no superion gestionar. El mejor equipo del certamen como lo es el Santos, le demostró a La Máquina lo que es ser un grande a pesar de la diferencia de popularidad de ambas camisetas.

Lee también: Cruz Azul: Fans revientan a la Máquina tras eliminación

Los dirigidos por Guillermo Almada pudieron golear a un Cruz Azul que en pocos lapsos de partido dio la cara y que tenía signos vitales en buenas condiciones. Un futbol espectacular. Propositivo, de alto grado combinativo y con una velocidad en la circulación de balón digna de elogiar para el promedio en el futbol mexicano brindaron los de la Comarca. Como en casi todo el torneo. 

El equipo de Robert Dante Siboldi nunca encontró respuesta. No le pudo dar la vuelta al compromiso como tampoco a la situación del torneo. El urugayo se encontró con una plantilla replete de figuras alicaídas, con muy poca motiviación y con un terrible estado de forma con alguno de sus componentes. 

Lee también: Club Santos: Así celebran los 10 años del Territorio Santos Modelo

Intentó mejorar la situación sobre la marcha. Incrustó modificaciones en el once, le dio confianza a jugadores que parecían que estaban olvidados en la plantilla y dio signos de esperanza en algunos partidos ofreciendo una buena imágen. El punto álgido de la recuperación pareció llegar ante el América. 5-2 y adiós fantasmas, decían algunos. No fue suficiente. Un mero espejismo. 

Los resultedos venideros dieron la impresión de que la vida sin Peláez podía ser bella. Pero no fue así. La tónica habitual de los celestes es la misma cantaleta de cada torneo y cada semestre: ilusión, decepción, agonía para después llegar a la pronta resignación. Y así el ciclo de nunca acabar con un club que parece que no aprende de los errores del pasado, tropieza con la misma piedra cada que va por el camino y no tiene independencia administrativa.

Dante Siboldi debe quedarse. Darle la posibilidad de armar su proyecto, confeccionar su plantilla y decidir cual es el rumbo deportivo que debe seguir el club desde la cancha. Ya no está Ricardo Peláez, pero la vida sigue y solo queda pensar en el futuro. De darle un atismo de esperanza a una afición que parece que vive en una tragicomedia constante de un monólogo que de tan repetitivo y predecible, a perdido toda su gracia inicial para cualquier conocedor del mundillo de la Liga MX.  

Te puede interesar