Presentacion Robert Dante Siboldi - Apertura 2019
Ligas

Cruz Azul El enemigo de La Máquina ‘vive’ en La Noria y es celeste

Poco queda de aquel mítico equipo que se llenó de gloria en los 70’s

Por: Enrique Pacheco

La Máquina de Cruz Azul no presenta ‘buena cara’ a escasos dos días de su debut en el Torneo de Clausura 2020 en la Liga MX y a pesar de haber sumado tres refuerzos durante el mercado de traspasos de invierno el panorama no luce nada alentador para la afición celeste.

El equipo de La Noria rayó en lo ridículo en el semestre pasado al protagonizar escenitas cirqueras a nivel directivo que derivaron en la renuncia de Ricardo Peláez durante una programa de televisión internacional.

Leer también: Sebastián Ferreira cerca de ser nuevo jugador de La Máquina

Aquella triste y dramática noche era tan solo el inicio de un efecto dominó que se desarrollaría en el interior de Cruz Azul y que, hasta ahora, no se ha logrado detener y sigue provocando malestar en su afición.

La directiva cruzazulina parece ser su propia enfermedad, un cáncer invasivo que está destrozando todo lo que toca en el interior del cuerpo de la gloriosa Máquina Celeste que hace mucho que no se encarrila en el torneo liguero.

En las últimas semanas, ya con Billy Álvarez “estable” en la presidencia de Cruz Azul y con Víctor Garcés como flamante vicepresidente, después de varios “chismes” de lavadero que lo colocaban fuera de la directiva, la cúpula celeste solo ha evidenciado su falta de comunicación y de respeto para con el cuerpo técnico y su director deportivo.

Apenas hace unos días el técnico uruguayo Robert Dante Siboldi puso transferible al español Édgar Méndez y priorizó la estancia de Pol Fernández en Cruz Azul, asegurando que Guillermo era una pieza indispensable en su equipo para el próximo torneo.

Pareciera que la voz de Siboldi importa poco para la directiva y unas horas después se destapa la posibilidad de que Pol Fernández sea prestado a Boca Juniors y Édgar Méndez reciba una nueva oportunidad en La Máquina.

Así de increíble es el Cruz Azul, un equipo donde todo puede pasar, menos cosas buenas que provoquen a la afición ilusionarse de nueva cuenta.

Todo parece indicar que el enemigo de Cruz Azul duerme en casa y se pinta la cara de celeste para pasar “desapercibido” mientras sigue consumiendo las entrañas de un equipo que fue exitoso en la década de los 70’s.

El mismo Carlos Hermosillo, jugador que le dio el último campeonato hace 22 años, ha criticado las formas en las que se toman las decisiones a nivel directivo en Cruz Azul, asegurando que “hacen las cosas con las patas” y no tienen un plan definido para encarar el torneo.

El Clausura 2020 aún no arranca y la afición de Cruz Azul ya luce triste y desesperada con lo que está viendo en su equipo que debuta este sábado contra el Atlas en el Azteca.

Te puede interesar