America vs Cruz Azul - Clausura 2020 Liga BBVA MX
Ligas

Club América vs Cruz Azul: El clásico joven fue totalmente celeste

Cruz Azul parece haber dejado de lado sus fantasmas. El América da la impresión de ya no representar un miedo mayor y juega sin complejos. Cruz Azul dominó todos los aspectos del juego y mereció quedarse con el Clásico Joven

Por: José David García Gámez

El América no puede jugar peor al futbol. Cruz Azul dominó todos los aspectos del juego y mereció quedarse con el Clásico Joven. Controló las áreas, manejo los ritmos del partido y gestionó su ventaja de forma veterana hasta el penal inaudito de último minuto que terminó por detener Jesús Corona a Emanuel Aguilera. Justicia divina. Hasta ese momento las Águilas no hicieron méritos para llevarse premio posible y a veces, solo a veces, la pelota le da a cada uno lo suyo, como dijo Aristóteles en su definición de justicia.

Cruz Azul parece haber dejado de lado sus fantasmas. El América da la impresión de ya no representar un miedo mayor y juega sin complejos. Le quita el balón, le quita las ocasiones y sobre todo, la personalidad y la convicción para buscar con todo el resultado en su favor. Siboldi ha dotado a este equipo de una fuerza mental de club grande. Han recuperado la memoria. Saben ganar aun cuando no dejan las mejores sensaciones. También cuando son mejores.

Lee también: El Plan de América y Cruz Azul tras la suspensión del Clausura 2020 de la Liga MX

El América de Miguel Herrera vive en el pasado. Atrapado en los mismos pretextos de siempre. Las lesiones, bajas por venta y el nulo ritmo de muchos de ellos. El ‘Piojo’ tendrá que buscar otras fórmulas para que este equipo tenga mayor idea ofensiva. Generé, preocupe e intimide más a sus rivales. Lo hipoteca todo a la inspiración individual de sus futbolistas y no al trabajo colectivo de la semana. Herrera piensa que el futbol se trata de tener contentos a los jugadores y que ellos resuelvan. No solo es la convivencia, es la certeza de un plan definido. Como técnico, tiene que poner de su parte y darles herramientas a sus futbolistas. 

La paciencia de Siboldi parece recobrar sus frutos. Su fe, trabajo y determinación le han permitido crear a un equipo ofensivo, dinámico y con mucha calidad en la última zona. Divertido, sin temor a equivocarse y con las convicciones muy marcadas para conseguir lo que quiere. Es una plantilla basta en buen momento, con muchos jugadores que han recuperado su mejor versión individual y con una gran gestión en las oportunidades de los refuerzos. Poco a poco los ha ido integrando y desde su papel, aportan su granito de arena para la causa. 

Lee también: Cruz Azul: Santiago Giménez manda mensaje a sus compañeros tras la victoria ante el América

El América no puede jugar peor al futbol. No propone, no controla y mucho menos defiende bien. No maneja los tiempos del partido, su área propia es un coladero y vive dependiente del gran estado de forma de Guillermo Ochoa que, si no hubiera sido por él, Cruz Azul hubiera goleado en el primer tiempo. El Segundo fue parejo, pero más por lo que dejó La Máquina que por un mérito propio de los azulcremas, que nunca inquietaron a los celestes con futbol. Solo con pelotazos horizontales, balones parados y tiros de largas distancia sin tensión. Enarbolando su escasa imaginación en la cancha. A veces no se trata de caer, sino de levantarse. 

Cruz Azul ha aprendido de sus propios errores y ha sabido adaptarse a las circunstancias. Siboldi pidió paciencia, la tuvieron y ahora ha cumplido su parte con regularidad, buen futbol y efectividad. Las sensaciones no ganan los partidos, pero te hacen estar más cerca de lo importante. Porque el futbol pone en valor a los que saben ganar de forma mantenida en el tiempo. Ese es el nuevo reto para La Máquina. Ganar y ganar bajo cualquier circunstancia o parámetro. 

Lee también: Cruz Azul: Jaime Ordiales confiesa que la afición celeste está ilusionada con el titulo

El América con Miguel Herrera volverá, porqué siempre vuelve. Si algo tiene este equipo bajo su tutela es una gran autoestima de sí mismo y la arrogancia para no doblegarse ante sus críticos más acérrimos. La exigencia está intacta. Esa tensión los mantiene vivos. Estar constantemente en ese nivel elevado de adrenalina les obliga a levantarse por los suyos. Porque de eso se trata. No de caerse, sino levantarse, volver más fuerte en todo momento. Pero por ahora habrá que esperar por el América, porqué en el Clásico Joven, el mejor fue el Cruz Azul… y por mucho.

Te puede interesar