America vs Morelia - Semifinal Apertura 2019 Liga BBVA MX
Ligas

Club América: Renato Ibarra, el último lamento de Miguel Herrera

La decisión del club de dejar a Renato Ibarra es algo para aplaudir. América ha demostrado que nadie está por encima de las instituciones que buscan enarbolar una serie de normas, valores y juicios que enaltezcan al juego

Por: José David García Gámez

El América ha estado marcado por la mala fortuna en los últimos meses. Tanto a nivel deportivo como extra futbolístico. Perdió la pasada final ante Rayados sin merecerlo, ya que tuvo las mejores ocasiones, mostró un buen futbol y dejó la impresión de que el Azteca en un partido decisivo sigue siendo una cancha que impone. Pero no concretó, no liquidó cuando tenía que liquidar y quedó en la lona por la incómoda desgracia de lo impredecible que son los penales, añadiendo tal vez, ciertas decisiones arbitrales de las cuales no fueron culpables los regiomontanos. 

Miguel Herrera ha tenido muchos contratiempos. No ha podido contar con las mejores piezas en su plantilla actual por lesiones, le han quitado a jugadores fundamentales en su esquema y ahora, por razones personales muy delicadas, no podrá tener prácticamente desde ya con el ecuatoriano Renato Ibarra que, bajo un juicio lógico, razonable y responsable de la directiva, ya no será tomando en cuenta para el plantel en este torneo y le darán salida para el que sigue.

Lee también: Club América: Zague revela detalles sobre su salida de las Águilas

Es una decisión siempre difícil pensando en lo deportivo. Renato Ibarra ha sido uno o el mejor jugador de las Águilas en los últimos semestres en la zona de ataque. Su capacidad para ganar duelos individuales, su desborde, potencia y su facilidad para generar ocasiones de gol desde su banda es una característica que pocos jugadores en la plantilla del América tienen a día de hoy. 

Nunca ha sido un jugador predecible. Todos saben de sus capacidades pero muy pocos pueden detenerlo en la práctica. Por eso, en un equipo lineal, con un juego muy robótico que escasea en cuanto a dinámica, la aportación de Ibarra era imprescindible para Herrera. Su trabajo con y sin balón, la consistencia que le daba a la banda derecha y su pegada en la última zona eran vitales. Leo Suárez es un buen futbolista, pero sigue siendo joven, inexperimentado y con mucho margen de mejora a mediano plazo para aspirar a ser un reemplazo inmediato.

Lee también: Club América: Francisco Palencia confesó que le hubiera gustado jugar con las Águilas

La decisión del club de dejar a Renato Ibarra es algo para aplaudir. América ha demostrado que nadie está por encima de las instituciones que buscan enarbolar una serie de normas, valores y juicios que enaltezcan al juego, a los futbolistas o deportistas y sobre todo a las buenas personas. Los equipos de futbol evidentemente se preocupan por tener a los tipos más talentos con la pelota, pero sobre todo que sean seres conscientes, racionales y pensantes en el mundo en el que viven y que son, para bien o para mal, ejemplo para mucha gente. 

Nunca se demostró nada en cuanto a sus problemas familiares – personales en contra de Ibarra, pero al final la cuestión de presunción es algo muy peligroso para la imagen de un América que de por sí ya es la del equipo malo de la película, tenía que cuidarse del que dirán y sobre todo de ciertas convicciones morales que cada club se impone para enseñar a la sociedad y sobre todo de los jóvenes a los cuáles enseñan en sus canteras. 

Lee también: Club América: Moisés Muñóz abre vieja herida a Cruz Azul con 'recuerdito'

Será una baja sensible para el América y otro dolor de cabeza para el ‘Piojo’ Herrera la segura salida de Ibarra del equipo, pero al final el propio Miguel sabía desde hace tiempo que, a pesar de las bajas, que tenía a una serie de jugadores en el plantel con los que contaría durante casi todo el torneo para competir y seguir peleando por todos los torneos en este semestre, que no son los mejores, ciertos, pero así, debe y está obligado, a darle más argumentos en la cancha a su equipo con lo que tiene por qué aún y sin Renato Ibarra, no es poco y debe de ofrecer más.

Te puede interesar