Chivas vs Necaxa - Apertura 2019 Liga BBVA MX
Ligas

Chivas: Antonio 'Pollo' Briseño defiende lo que por derecho es suyo, el salario

El ‘Pollo’ solo hace lo cualquier persona, padre de familia responsable, pensante y racional haría: proteger y cuidar sus intereses.

Por: José David García Gámez

El futbolista profesional es un ser privilegiado. Trabaja pocas horas al día, percibe un gran sueldo y tienen en muchos casos, grandes séquitos de fieles admiradores que se encargan de cuidar y protegerlo de la opinión pública, que tiene un punto de vista más crítico alejado de las emociones o desvaríos sentimentales con respecto a su labor en el campo. Eso es indiscutible. Es una deidad para muchas personas. Un ejemplo modélico a seguir y en el cual muchos niños, adolescentes y jóvenes se ven reflejados como punto de partido del éxito para lograr sus sueños en la vida.

Pero al final del día son como todos los demás. Son seres humanos con defectos, preocupaciones y problemas en muchas directrices de la vida. Actúan también de manera egoísta. No piensan en los demás la mayor parte del tiempo sino en proteger y cuidar sus propios intereses. Al igual que el jugador de Chivas Antonio Briseño quien, en un acto de valentía, expresó públicamente mediante argumentos, el porqué no es viable que los jugadores de futbol no deben ni quieren reducir sus salarios ante la crisis económica que se avecina a causa del Coronavirus.

Lee también: Chivas: José Luis Higuera revela quién fue el último ídolo en el Guadalajara

La postura del ‘Pollo’ es entendible y hace lo que cualquiera haría para tratar de sobrevivir en el mundo: proteger y cuidar sus interés. Es normal, muy normal. No creo que sea justo juzgar a alguien que, con sapiencia, inteligencia y mucho aplomo afrontó la situación de cara y dio sus motivos del porqué él no quiere rebajar su sueldo. Totalmente respetable. Briseño se salió de los cánones de bienquedismo de la sociedad actual y actuó bajo el manto del yoismo.

Creo que pocos nos vemos con muy poca capacidad moral para criticar a Briseño a estas alturas de la película. A nadie nos gusta que nos toquen el bolsillo. Es algo que nos pertenece por derecho. Qué conseguimos con el sudor de nuestra propia frente todos los días y que nos permite llevar el sustento necesario a nuestras casas para vivir lo más dignamente posible. No solo por nosotros, sino en muchos casos, por las personas que nos rodean y depende de ello para tener una vida como Dios manda.

Lee también: Chivas: Ángel Reyna y JJ Macías defienden a Pizarro y arremeten contra Higuera

El ‘Pollo’ solo hace lo cualquier persona, padre de familia responsable, pensante y racional haría: proteger y cuidar sus intereses. Por qué siendo serios, es lo que todos debemos hacer. Es verdad que los jugadores, como dije al principio, son seres privilegiados. Tienen un sueldo muy alto con relación a otros oficios o trabajos que quizas tengan una revelancia más fundamental en la sociedad, pero es algo que nos guste o no, les pertenece por derecho, ya que es lo que su industria genera. Se lo han ganado por provocar en el público un interés permanente por lo que pasa en el juego y también, para bien o para mal en su vida pública, ya que en muchas ocasiones se pone en juego para invadir su privacidad. Peajes del oficio, porque siempre los hay. 

Yo no esperaba nada diferente de Briseño. Yo en su lugar, también alzaría la voz y me quejaría por querer quitarme algo que por derecho me corresponde y me he ganado de manera digna, legal y totalmente limpia. Es cierto que el ‘Pollo’ no es el futbolista más talentoso ni capaz con la pelota, pero ha conseguido, pero ha llegado a donde lo ha hecho debido a su fortaleza mental, vigor, energía y voluntad que demuestra cada fin de semana. Con mucho esfuerzo y dedicación. Con eso también se juega al futbol y le provee la posibilidad de ganar una determinada cantidad de dinero y vivir como todos nosotros. Yo tampoco lo haría en su lugar, por eso, no puedo juzgarlo por no querer abrocharse un poco el cinturón. Se le podría pedir que sea alguien más responsable y consciente en el mundo en el cual vive, pues sí, y sería una gran muestra de humanidad para todas las personas que lo siguen día a día, pero ese mundo idealista, donde todo es color de rosa, no existe, y los futbolistas son como todos los demás: personas egoístas con defectos, problemas y preocupaciones, al igual que tu y yo… y como cualquiera que se dedique a un determinado oficio. 

Te puede interesar