Sebastián 'Loco' Abreu eligió su gol favorito en 26 años de carrera
Internacional

Sebastián 'Loco' Abreu eligió su gol favorito en 26 años de carrera

El uruguayo habló de su gol a lo Panenka en el Mundial de Sudáfrica 2010. 

Por: Luis de la Cruz

El delantero uruguayo Sebastián Abreu, que este viernes le dijo adiós a los terrenos de juego tras 26 años y 6 días como futbolista profesional, apuntó luego de la derrota de su equipo, Sud América, por 5-0 ante el Liverpool que "esto es una vuelta a la esquina", en alusión a que seguirá vinculado al balón.

Después de jugar en 31 equipos -a los que se suman el Minas de su ciudad natal y la selección uruguaya- y dirigir a dos de ellos, el Santa Tecla salvadoreño y el Boston River uruguayo, Abreu dará el salto a los banquillos y por eso dijo, tras el partido, que seguirá "ligado al fútbol" y que continuará estando "cara a cara" con los periodistas que aguardaban en el estadio Belvedere, del Liverpool.

Leer también: Pumas UNAM: Gianluca Lapadula, cuánto vale el refuerzo que buscan los Universitarios

Amante de las estadísticas, recordó que el de este viernes fue su partido oficial número 851 y que acumuló 432 goles, entre los cuales no se contabiliza quizá el más famoso: el penalti que lanzó a lo Panenka en el Mundial de Sudáfrica 2010 ante Ghana y que le dio a Uruguay el pase a las semifinales del torneo.


"Sí, no está, pero sí en la retina, en la memoria y acá (señalando al pecho), en el corazón", apuntó sobre el gol de Sudáfrica


Abreu no quiso destacar el nombre de ningún compañero, precisamente por haber pasado por tantos vestuarios y argumentó que por eso son "fundamentales" las chapitas que adornan su inseparable mate. "Me hacen llevar al momento y al lugar y me hacen acordarme de muchos compañeros, a los que uno siempre tiene que estar agradecido", indicó.

Aunque el exinternacional uruguayo hubiera soñado con despedirse en el club de sus amores, el Nacional, agradeció al modesto Sud América su fichaje para jugar este año en Primera División y por darle la oportunidad "de decir adiós de la manera que uno siempre quiso, eligiendo el momento indicado y siendo uno el que toma la decisión".