Real Madrid - Atl�tico Madrid
Internacional

La Liga: Atlético de Madrid, bajo el manto aburrido y caduco del ‘Cholo’ Simeone

El Atlético Madrid ha sido víctima de la propia palabra de Simeone. Un club con un discurso caduco, contradictorio e hipócrita ante una realidad muy contraste a día de hoy

Por: José David García Gámez

A pesar de jugar una muy buena primera mitad ante el Real Madrid en el derbi madrileño, el Atlético de Madrid practica un futbol cada vez más rudimentario y aburrido. El discurso de Simeone parece haber perdido su fuerza característica y los ‘Colchoneros’ tienen cada vez menos ideas ofensivas y menos solidez en la defensa, que era la parte del campo donde el equipo se hacía fuerte ante los gigantes. 

El Atlético no tiene gol, le cuesta una barbaridad generar situaciones claras con el balón en movimiento y concede muchísimo en su área propia. Su repliegue es predecible y vulgar, basándose en un bloque chapucero que resiste por acumulación en vez de una buena organización, sostenida por las manos del mejor portero del mundo llamado Jan Oblak.

Lee también: La Liga: Atlético de Madrid pierde a Álvaro Morata por lesión muscular

 Es un equipo que ya no tiene un plan ‘A’, está escaso de variantes para implantar una solución de contingencia ante las necesidades de una plantilla reducida por las lesiones en esta fase de la campaña, por las complicaciones impuestas por el rival en el cambio del planteamiento, visto lo visto en la segunda parte ante el Madrid y por el bajo rendimiento de varios de sus futbolistas que no han dado el ancho en lo que va de la temporada. 

Ante un Real Madrid poco brillante pero muy compacto atrás, insisto, tuvo un buen primer tiempo. Aprovechó el futbol plano y predecible de los blanco por el exceso de centrocampistas del en el medio sector y su nula amplitud por las bandas, con ello el Atlético Madrid se cerró en bloque para robar rápido y aprovechar los contragolpes.

Allí llegaron sus mejores momentos. Se sintió líder por los errores propios en el planteamiento y la mala lectura de Zidane en el inicio del partido y generó ocasiones en las transiciones. En la parte complementaria ante la salida de Morata, el ‘Atleti’ no tuvo una referencia arriba y ya no había alguien capaz de sostener el balón y jugar en área rival a pesar del ímpetu de Correa o el propio Vitolo, que no ha tenido la confianza ni los minutos para aportar al equipo en esta temporada. 

Lee también: Barcelona confirma lesión de Ousmane Dembélé

El Atlético Madrid ha sido víctima de la propia palabra de Simeone. Un club con un discurso caduco, contradictorio e hipócrita ante una realidad muy contraste a día de hoy. Es un equipo que tiene un presupuesto capaz de fichar a seis potenciales titulares para reconstruir la columna vertebral de una plantilla en tiempos de cambio, de darse el lujo de contratar a una joven promesa como Joao Félix por 120 millones de euros y vivir bajo el manto protector de una prensa que justifica su mala temporada con la paciencia y el tiempo para un chico que tiene margen de mejora.

 La temporada de los ‘Colchoneros’ está siendo cuando menos vergonzosa, o va en ese camino. Fuera de la Copa del Rey a las primeras de cambio ante un segunda B, a 13 puntos del liderato y con peligro de quedar fuera de europa en LaLiga y con un toro miura por delante en Champions como el Liverpool que está lanzado a por la Premier League y con casta de favorito viendo cómo está el Atlético de Madrid a día de hoy.

Lee también: Premier League: Pep Guardiola resignado a ganar títulos con el Manchester City

En el Atlético de Madrid no pasa nada. Nunca son enjuiciados en base a las expectativas que genera este equipo y lo proteccionistas que son con el ‘Cholo’ Simeone, por la paranoia de lo que era antes sin el preparador argentino y de lo que podría llegar a ser sin él una vez deje el banquillo rojiblanco como una verdadera leyenda. 

Pero el juicio tiene que ser severo con un club que ha perdido todas y cada una de sus señas de identidad que lo llevaron a codearse de tú a tú con todos los gigantes del futbol europeo como la defensa, el balón parado y la capacidad de intimidación física y de personalidad que le imprimía a cada disputa, cada juego y cada compromiso importante como una ley de vida, ahora, solo parece un buen recuerdo con cada vez más marcada, la fecha de caducidad y vencimiento.

Te puede interesar