FC Barcelona: Lionel Messi, el pequeño dictador, chantajista y secuestrador emocional del ‘Barcelonismo’
Internacional

FC Barcelona: Lionel Messi, el pequeño dictador, chantajista y secuestrador emocional del ‘Barcelonismo’

Lionel Messi no ama al Barcelona. Ama su trabajo, a su familia y a sus intereses particulares. Es una mentira que han vendido desde la prensa que sus renovaciones, han sido permanentes actos de ‘Barcelonismo’

Por: José David García Gámez

Lionel Messi lo ha dejado claro tras la debacle en Champions League y en una temporada en donde no logró levantar ningún título: quiere dejar al Barcelona. Este es sin duda el inicio del fin. El Barcelona fue un desastre como equipo todo el curso. Un club sin proyecto deportivo, con una plantilla veterana y una serie de directivos ineptos que poco a poco, fueron destruyendo a un club desde sus entrañas.

Messi se hartó. Se hartó tras los batacazos de las últimas temporadas en Europa, en donde el equipo no competía, no era capaz de gestionar sus emociones y en donde cada año la plantilla se volvió más corta en personal y en calidad. 

Lee también: Club América: Angel Reyna estalla y exige a TV Azteca que corra a Zague

Es normal que Messi se harte. Pero también, debería ser normal que los aficionados culés puedan llegar a hartarse del crack argentino. Es un futbolista de 33 años que se arrastra por el campo, que está ahora mismo para inflar estadísticas ante los Eibar y mallorcas de toda la vida y que cuando llega la hora de la verdad, contra los chicos grandes, se ha visto incapaz de aparecer en el momento de la verdad, sobre todo desde el 2014 a la fecha. Cuando el Barcelona y Argentina fueron eliminados de Champions, Mundial y Copa América, ‘La Pulga’ nunca marcó un solo gol en el partido que definía ese descalabro.

Messi no le debe nada al Barcelona. Le ha dado todo a nivel deportivo, de prestigio y de fama internacional. Sus goles, asistencias y su tremenda productividad puso a los culés en lo más alto del futbol mundial, un lugar que ni podían soñar porqué La Masía, el Cruyffismo y el estilo, eran fábulas que al calor de los títulos y las Champions, podría la prensa afín al club, dictar una verdad paralela para dominar a las pobres mentes de los millennials que pensaban que el futbol se había inventado cuando ellos lo comenzaron a ver, o en la pasada década, pero hasta que no ha llegado Messi al Camp Nou, lo demás eran puras patrañas dialécticas e intelectualidad barata.

Lee también: Suzy Cortez ‘despide’ a Leo Messi del Barcelona con ardientes fotos

Todo el que vea las cosas con perspectiva, se dará cuenta que, el Barcelona en muy pocos tramos de su historia, ha puesto en práctica ese estilo que tanto presume desde el discurso. Un discurso que está fuera de toda credibilidad porque los aficionados y los medios de comunicación que no son solapadores del club, es decir fuera de Cataluña, se daban cuenta que este equipo se volvió más directo, contragolpeador y dependiente de un destello individual del argentino, tras la marcha de Guardiola. 

Lionel Messi no ama al Barcelona. Ama su trabajo, a su familia y a sus intereses particulares. Es una mentira que han vendido desde la prensa que sus renovaciones, han sido permanentes actos de ‘Barcelonismo’. Eso no existe. Ha sido un secuestrador y chantajista emocional del club. Los ha engañado y timado de la peor forma. Es un jugador que ya no aparecer en momentos importantes, que su rendimiento va en picado cada vez más de forma pronunciada y que tiene en la ruina económica al club por la masa salarial que él y su grupo de amigos, absorben cada temporada al equipo, dejándolo en los huesos. 

Lee también: Club América : "Emilio Azcárraga hazte cargo de tu equipo", el duro reclamo del Negro Santos

Messi, y que quede claro, tiene todo el derecho del mundo a pedir más dinero. Como digo, vive de esto y es un profesional que como todos, mira para sus intereses personales como cualquier trabajador que quiere crecer y mantener ciertas comodidades. Pero si él no entiende que su rendimiento ya no vale lo que cobra y que tiene que ocupar un puesto secundario en el club, para que él mismo pueda empezar de cero, pues está claro que tiene atemorizados al entorno blaugrana con su marcha. 

Si se quiere ir, que lo haga. Pero que no nos digan que ama al Barcelona y que es un fan más del equipo, porque sus acciones, él no dar la cara tras la humillación en Champions ante el Bayern, él no hablar directamente con Bartomeu tras el partido y el no mandar un mensaje a la afición, mientras se mantiene en el ostracismo y su padre es el que lanza dardos a la directiva, mientras provoca un ambiente de caos y miseria en el entorno Blaugrana, demuestran todo lo contrario. 

Lee también: Club América: Bruno Valdez y su emotivo mensaje a la afición de las Águilas

Lionel Messi se nos va, va a ser que sí. Pues eso, el pequeño dictador se va. Terrible chantaje emocional al Barcelona, afición y todos sus séquitos que lo llamaron ‘Dios’. Se va de la peor forma, Messi ha sido un secuestrador emocional del Club, que solo ha mirado por sus intereses y ahora pagan caro por haberle dado tanto poder; un equipo en ruinas económicas, una plantilla vieja a la que no van a poder hacer grandes cambios para la próxima temporada y un entrenador deslegitimado de poder porque en marzo hay elecciones y haga lo que haga, no podrá trabajar en su proyecto futbolístico en el club.  

Messi tiene el derecho a decidir cuando se quiere ir, pero definitivamente esta es la peor, por la puertas de atrás, con una derrota que generó verguenza ajena en el mundo del futbol y una temporada penosa en donde no ganó nada con el Barca, dejándolos tirados, en las cenizas y con un caos ambiental que va a llevar tiempo olvidar. 

Pero eso solo lo sabe Messi, un chantajista, secuestrador y dictador en toda regla, que jamás dio la cara directamente ante los fracasos. Esa es la imagen al final del astro  argentino, lo demás… son cuentos de hadas que los que no piensan por sí mismos, se creen. 

Visita nuestro canal de YouTube para que disfrutes de nuestro contenido

Tags

Comentarios

Te puede interesar