UD IBIZA BARCELONA
Internacional

Copa del Rey: La posesión lleva casi al ridículo al Barcelona

Setién tardó en los cambios y tuvo que confiar, increíblemente, en las vacas sagradas para sacar la eliminatoria a partido único adelante.

Por: José David García Gámez

El nuevo y 'super mejorado' Barcelona de Quique Setién casi hace el ridículo ante un Segunda B en la Copa del Rey. El Ibiza, fue superior y contó con las mejores ocasiones del encuentro a pesar de casi no tener el balón en su poder. Replegó bien, juntó las líneas y salió a la contra cuando tenía que hacerlo. Plan potenciado por un equipo predecible, lento y muy apático en una circulación aburrida y horizontal.

Setién tiene mucho trabajo por hacer. No es un mago pero por lo menos, a pesar de haber variado el esquema y las piezas de los futbolistas, debería su equipo ser capaz de ganar con cierta comodidad contra una escuadra muy inferior en el papel, que iba con la esperanza de no salir goleado y de competir la mayor cantidad de minutos.

Lee también: Barcelona: Bayern Munich no ejercerá opción de compra de Phillipe Coutinho

El Barcelona ha cambiado de intención y su plan es distinto a la de semanas anteriores con Valverde. Que se basaba en la pegada de sus figuras arriba y que en defensa Ter Stegen pudiera solventar la situación como pudiera de un equipo que hacía aguas. Ahora eso ya no ocurre. Los culés buscan tener la pelota. Dominarla y no regalarla a su rival. Proponer desde atrás y darle importancia al juego, como llegas al gol a solo marcar como sea. 

Eso se agradece, pero también debe tener una intención desde la práctica. El Barcelona se ahogó en sus tremendas cifras numéricas de posesión de balón y no logró disparar una sola vez a portería en la primera parte. El Ibiza, que superó al Barcelona en intensidad y juego desde sus posibilidades, generó un sonrojo mayúsculo de un equipo que estuvo prácticamente en la lona en los primeros 20 minutos de partido, despidiéndose de la competición apenas comenzar y donde no sabía por dónde le daba el aire.

El segundo tiempo fue más de lo mismo. Mucho balón pero sin peligro en área contraria. Una lentitud cansina e inapropiada para un equipo con el talento y estirpe como el culé. Setién tardó en los cambios y tuvo que confiar, increíblemente, en las vacas sagradas para sacar la eliminatoria a partido único adelante. Nulo juego colectivo, doblete de Antoine Griezmann, un gran Jordi Alba, poco más y a otra cosa.

Lee también: David Silva tendrá su documental tras una década con el Manchester City

Pero no todo es culpa de Setién. En este plantel hay jugadores que deben de comenzar a tomar más responsabilidad por su cuenta y demostrar que tienen la personalidad para liderar ante la falta de los mayores por lo menos en partidos de muy baja dificultad en la previa. Frenkie De Jong un desastre. Perdido con y sin balón, poca destreza física en el choque y cero poder de intimidación. Arturo Vidal tuvo que ingresar al final para darle al equipo esa intensidad que necesitó en todo el juego.

Iván Rakitic, incapaz de poner el ejemplo a los menores. Sigue viviendo en un área de privilegio que ya no tiene y se deja llevar por las circunstancias. No se ofrecía, parecía que el balón le quemaba y no encontraba huecos al espacio para asistir a sus compañeros en ataque. Parece que su fin en el equipo está cerca y estos partidos lo dejan más en evidencia.

Riqui Puig, muchos altavoces gaseosos a su alrededor pero poca brillantez para presumir en el campo. Perdido en la cancha, sin fuerza física y poca visión para dar pases entre líneas. Tiene que trabajar más, agachar la cabeza, tener humildad y alejar a los que todo el día le dicen que es el mejor a sus apenas 20 años.

Lee también: Copa del Rey: Quique Setién critica el rendimiento del Barcelona ante el UD Ibiza

El Barcelona que tiene que trabajar. Generar que la posesión sea efectiva y conseguir más ocasiones de gol, entre más claras mejor. Darle una mejor circulación y trato a la pelota para generar huecos y darle ventaja a los atacantes. Necesitan tiempo, pero todo parece indicar que no van sobrados con el mismo.

Te puede interesar