Barcelona y Real Madrid con buena imágen en la Liga Española
Internacional

Barcelona y Real Madrid con buena imágen en la Liga Española

Ambos conjuntos españoles sacaron la victoria con dos performance convincentes en términos generales

Por: José David García Gámez

De la excelsitud al drama

El Real Madrid de Zidane, tras una gran primera parte, mostró su mejor cara en lo que va de la temporada y sacó con un sufrimiento innecesario al final, un resultado que a priori parecía más sencillo por el trámite que se fue desarrollando más que por el final en donde el Madrid, recordando algunos fantasmas del pasado, tuvo que pedir la hora para llevarse a la bolsa tres valiosos puntos de un Santiago Bernabéu que al parecer ha perdido autoridad ante cualquier estatura de rival.

La primera mitad del Madrid fue muy buena. Los de Zidane mostraron un gran despliegue en presión alta y asfixiaron a un Levante asustadizo que, a pesar de su buen inicio, jugó con los complejos de siempre: atemorizado, encerrando en su campo y buscando una contra peligrosa en un balón largo para la carrera de un Morales que mantiene un gran nivel.

Lee también: Real Madrid sufre para vencer al Levante en el Santiago Bernabéu en La Liga

El Madrid tuvo criterio en el juego, brillo en ataque y contundencia en el área rival. Karim Benzema comenzó la temporada como la terminó: con gran madurez de cara a portería y con la pólvora que los blancos necesitan imperiosamente para tener la lucidez en el área y encaminar los partidos.

Presión alta, recuperación rápida del balón y ocasiones a montones fueron el guión de una primera parte que hacía mucho no se veía en el Bernabéu con gracia para la afición. Aitor Fernández se convirtió en la figura del cotejo y el Madrid vivió en campo contrario el partido. Con un Courtois sin trabajo y con la clarividencia en ataque que faltó en otras tardes. 

Ante un centro del campo de circunstancias y muy parchado el colombiano James Rodríguez ofreció un gran partido aportando desde sus virtudes: ritmo, calidad y mucho criterio en el último pase previo a la definición.

Lee también: UEFA Champions League: Real Madrid sin 5 estrellas ante el PSG

Casemiro imperial en el trabajo defensivo y hasta con oportunidad para marcar, Kroos rompiendo líneas con llegada y buen remate, Vinicius con la magia y regate para descomponer defensas además de la voluntad, trabajo y esfuerzo permanente de Lucas Vázquez que, desde su puesto de secundario, puede darle gasolina y otros condimentos a un 'viejo nuevo' Madrid que quiere desaparecer la aclamación de tiempos de cambios.

La segunda parte fue otra dinámica. El Madrid se durmió y casi paga muy caro su exceso de confianza al perder tensión y concentración competitiva. El Levante se fue arriba y marcó dos goles que pusieron en nerviosismo a un Madrid que recordó a la antigua versión a la que con muy poco le hacen mucho daño en defensa, problema sistemático a mejorar para duelos venideros si los de Zidane quieren ser regulares en la liga y en la Champions, que al final, ese es el objetivo que realmente cuenta.

Un Barcelona en el Camp Nou, otro fuera

Es el Barcelona de las dos caras. Uno en el Camp Nou y otro fuera del recinto culé. Los dirigidos por Ernesto Valverde fueron superiores a un Valencia que se encuentra increíblemente en tiempo de cambios con Albert Celades en el banquillo. Desde el pulpito de las ganas, desparpajo y ocurrencias del precoz Ansu Fatti, sacaron una convincente victoria cinco goles por dos ante los 'naranjeros' que mantuvieron la misma base estructural de Marcelino en cuanto a nombres y esquema pero no desde la intensidad.

Lee también: Barcelona: Ansu Fati encamina al cuadro blaugrana a la victoria

Dos goles en los primeros diez minutos con el añejo ADN barca de toda la vida: Posesiones largas, ciruclación rápida de balón, desborde y cambio de ritmo en la última zona de la cancha. Frenkie De Jong disputó su mejor partido desde que llegó a la ciudad condal. tuvo visión, criterio y el toque en la última zona que parecía había dejado en Holanda,  por su parte Ansu Fatti puso la chispa, el desborde y la pegada. Ellos junto con Arthur guiaron a un Barcelona que parece que recuperó la alegría en ataque, le sensate en el centro del campo y por momentos la contundencia en defensa. 

El Barcelona lució en ataque por un Ansu que dominó e identificó lo que quiere la grada del Camp Nou para un extremo puro en el campo: encarar si hay ventaja para hacerlo o, apoyarte en el compañero para darle continuidad a la jugada desde otro sector en el que pueda ver más claridad.

El Valencia mejoró. Tomó la pelota y comenzó a atacar el espacio que dejaban los blaugranas tras perder físico por la presión asfixiante de los 30 minutos iniciales. Las malas sensaciones parecían regresar al Camp Nou. Pero el segundo tiempo el Barcelona no bajaría el ritmo y sería la misma aplanadora de la primera parte. 

Lee también: Barcelona: Messi regresa a los entrenamientos y apunta a Champions

Este equipo tendrá que mejorar su imágen fuera de casa. Sus dos visitas a Osasuna y a San Mamés no han sido nada productivas y el equipo a mostrado una falta de creatividad y de impacto ofensivo preocupante que se tendrá que corregir para fecha venideras.

La vuelta de Suárez, la casi recuperación de Lionel Messi, el subidón de nivel de otros elementos como Frenkie De Jong y el propio Sergio Busquets en el centro del campo y el rendimiento inmediato de Antoine Griezmann que ha dado una buena y tres malas, le pueden dar a este Barcelona una cara competitiva siempre fiable en un torneo de liga que sigue dejando en los dos grandes, más dudas que certezas en este inicio, aunque esta jornada a sido esperanzadora para los dos. 

Te puede interesar